viernes, 9 de abril de 2010

Sicópatas feministas socialistas amargadas reconrosas victimistas flojas gentuzas corruptoras de menores nazis analfabetas sembradoras de odio ..,


...En definitiva, progres con la cara más fea que el alma.

Más información aquí.

Que nadie pase por alto este artículo:

José Luís Alvite


Parece que planea por ahí la idea de declarar sexistas los cuentos infantiles en los que las mujeres son elementos pasivos, como es el caso de Blancanieves, Cenicienta o La Bella Durmiente. Nada he leído sobre que se prevea redimir al personaje masculino de La Dama y el Vagabundo por considerarlo clasista, aunque no hay que descartar que en una exhibición de celo feminista se condene al protagonista de El Rey León por no haberse preocupado de desarrollar el instinto de amamantar a sus crías. Supongo que lo se pretende es que la pedagogía sustituya a los instintos, de modo que al cabo de un cierto tiempo de severa instrucción las mujeres y los hombres compartan las letrinas y se turnen en la lactancia de sus críos. La censura de los cuentos infantiles es sólo un paso hacia un modelo social en el que, por ejemplo, se considere desafección al Sistema que en una película de vaqueros John Wayne monte en una yegua o que Robert de Niro incurra en la insoportable grosería sexista de abrirle la puerta del taxi a Meryl Streep. Yo si volviese a casarme creo que no me sentiría cómodo si la oficiante fuese una de esas juezas del Régimen que te miran como si casarte con una mujer fuese un delito de larvado acoso sexual. Las últimas veces que salí de copas me previne para no parecer demasiado masculino. No está bien visto que un hombre fume «Ducados», ni que al entablar conversación con una mujer no lo haga con el mismo profiláctico gesto de retraimiento que si ella fuese su dentista. Yo a alguna de mis amigas ya las he advertido de que se ande con cuidado con dónde pone los malditos pies. Porque si se cayesen al mar pueden estar seguras de que me daría la espalda por temor a que el heroísmo de salvarlas fuese interpretado por los rabinos del régimen como un velado intento de propasarme. Una amiga mía que es feminista radical me preguntó una noche: «¿De verdad que no me salvarías si caigo al mar?». Y yo le contesté; «Te arrojaré papel y lápiz. Y sólo te salvaré en el caso de que firmes una declaración jurada en conforme aceptas que te ponga la mano encima para sacarte del agua». «¿Eso harías». Dudé un instante. «Bueno, primero esperaría a ver si eres capaz de llegar a la orilla agarrada al lápiz». Mi amiga se ofendió, metió mi tabaco en su puto bolso y se largó por donde había llegado. Naturalmente, no me preguntó si a mí me ofendería el sexista detalle de pagarle las cuatro copas que se había tomado. Y yo me fui al retrete con la duda de si sería demasiado masculino mear de pie.

11 comentarios:

  1. Pues ya verás cómo ponen al padre de Bambi, que abandonó a la cierva y la dejó sola con su embarazo y teniendo que sacar adelante ella solita a la criatura!

    ResponderEliminar
  2. Es increíble que se detengan en semejantes nimiedades y luego pasen por alto aberraciones como las violaciones sistemáticas de mujeres subsaharianas por parte de la policía marroquí de fronteras y el ejército, o las desfiguraciones faciales con ácido en algunos países islámicos, o los sermones violentamente machistas de algunos imanes, o...
    Un saludo

    PD: cualquier día, van a dejar de emitir las películas de John Wayne. Ya verás.

    ResponderEliminar
  3. Lo de esta ministra es de juzgado de guardia.Bueno, de juzgado de guardia no, porque el tema judicial no está para que nos fiemos mucho.
    Esta serie de "escurrencias" solamente las puede tener alguien que no está en sus cabales, o tiene una tajada que no sabe distinguir la llave de la cerradura.

    Lo próximo que se le ocurrirá es cambiar la conjugación de los verbos. Dejará solamente los pronombres yo y tu, y eliminará el,nosotros,vosotros y ellos, por sexistas.

    Y que todavía alguien siga votando a esta panda de subnormales profundos. ( Dicho con el mayor respeto )

    ResponderEliminar
  4. Aspirante:
    Hoy me ha dicho una amiga que su hija se sabe de memoria Blancanieves, y que eso ya no se lo podrán borrar de la mente. Es demencial lo que se traen entre manos estas sicópatas.

    Guido:
    John Wayne debe ser para estas tontas un facista en estado de gracia, un ser violento sin redención. Todavía me acuerdo la campaña que le montaron a Charlton Heston, entre ellos, el gordito ese,como era.., si, un tío que denuncia el capitalismo salvaje mientras sigue nutriendo su cuenta bancaria de dolares que esa sociedad capitalista le pega.
    Lo normal, vaya.

    ResponderEliminar
  5. Terminaremos traficando con este tipo de cosas:
    -Eh, psss, tú..., cuentos de Blancanieves para tu hija a precio módico.
    -¿Cuánto?
    -200€.
    -¿Cómo? ¿200? ¡Pero eso es una barbaridad!
    -Edición de primera y directa desde las plantaciones de Colombia.

    Pero cuánto majadero hay en esta Ex-paña, Bate, de verdad...., cuántos cuantísimos.

    ResponderEliminar
  6. S.Cid:
    Al final, Blancanieves y Caperucita roja van a liderar las listas de libros heréticos...

    ResponderEliminar
  7. Estas cosas sólo las explico por la existencia de un traidor.
    Por que si no, ¿cómo se han enterado de qué va el cuento?
    ¡Pero si no leen!
    Y desde luego, se les nota.

    ResponderEliminar
  8. Guido: No me extrañaría nada... En serio, no me extrañaría que de aquí a unos años ciertos libros estuvieran fuera de circulación y haya que tener contactos para hacerse con ellos... Claro que..., bien pensado..., tal vez sería una forma de cambiar de trabajo: no me importaría estar fuera de la ley si el tráfico de estupefacientes fuera de tipo literario. Ahí podían quedarse los alumnos esperándome, que ya estaría yo ganando pasta en los aeropuertos y puestos fronterizos pasando la mercancía, jajaja

    Posodo: Tienes razón..., en mi nueva vida de malhechora tendré que tener cuidado con los traidores... jajajaja

    ResponderEliminar
  9. ¿Pero, Caperucita Roja y el bobo no es una biografía de La pasionaria y Carrillo?

    ResponderEliminar
  10. José Luís Alvite siempre ha escrito muy bien; y con ese puntito cítrico y esa mirada clara desde la barra del bar del Saboy (un clásico), donde ha hecho tan excelentes crónicas de gansterismo en blanco y negro. Galería de mujeres fatales, pendencieros, timadores y policías corruptos asiduos al garito.
    Al quite...Alvite.

    ResponderEliminar
  11. Soy una mujer, joven, de 21 años... y quiero que me respeten por quién soy, y no porque se imponga el miedo a la fuerza sobre mi sexo. Parece que este sector (el feminista) todavía no ha comprendido que la historia de la mujer es única y distinta a la de los hombres, y que en nosotras se posa la belleza, la intimidad, la sensibilidad interna. Quieren tachar la historia, cambiar el diccionario, anular a los hombres como hombres y así algunas acaban siendo más varoniles que los hombres, y de igualdad en los derechos nada...imposición. Y a la hora de la verdad, a todas les gusta un John Wayne, porque ante todo, son mujeres, aunque todavía no sepan representar el papel como tal. No sé dónde va a acabar todo esto, la sociedad está infectada de la enfermedad del feminismo, ya sólo queda que se propague el virus.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.